Versión Moderna de las Galletas Holandesas

Hace algún tiempo llevo viendo en las redes sociales que una compañía netamente puertorriqueña se dio a la tarea de recrear el sabor de las “galletas holandesas”. ¿Se acuerdan? Las de la lata azul. Desde ese momento deseé probar ese sabor mantequilloso, recuerdo de mi niñez… Mi mamá las escondía con recelo en un gabinete y teníamos que pedirle permiso para comernos una. Eran sus favoritas.

Días atrás se me cumplió el deseo gracias a la empresa Caribbean Food Products que me enviaron unos antojitos de varios de sus productos. Entre los mantecaditos, los besitos de coco con guayaba y los polvorones estaban las más esperadas… las Stakun’s Dutch Shortbread Cookies. Esta versión boricua de las galletas holandesas no está mal… El sabor no es exacto y la textura es un poco diferente pero, definitivamente, es un buen intento.

Sobre Caribbean Food Products

Esta empresa fue fundada por el Sr. Sergio Stakun y su padre, los mismos de origen argentinos. El padre de Sergio conoció a una puertorriqueña en NY, con la cual se casó hace 30 años. La familia viajó a Puerto Rico de vacaciones 20 años atrás y quedó enamorada de la Isla, por lo cual se quedaron y decidieron seguir trabajando en lo que le apasiona.

Actualmente, la empresa produce miles de productos de pan al día, como dinner rolls, bagels, quesitos, buns y mucho más, que distribuyen a la mayoría de los hoteles más reconocidos en la isla. Además de esos productos confeccionan bizcochos, besitos de coco, mallorcas y galletas típicas que se venden en varios supermercados a través de la isla bajo la marca de Global Bakery.

Sergio Stakun, tras vivir 20 años en Puerto Rico, se siente como cualquier otro boricua. Por este cariño que le tiene a la cultura puertorriqueña fue que decidió intentar recrear el sabor de esas galletas de ataño que venían en una lata azul. Después de más de 100 recetas probadas, llegó a lo que es la receta actual de las galletas Stakun’s Dutch Shortbread Cookies, las cuales han tenido una muy buena aceptación. Con la situación económica no muy estable de Puerto Rico, ellos han podido impactar positivamente con su granito de arena. Las galletas con hechas con manos boricuas, además de los envases y las etiquetas también son hechas en Puerto Rico.